Roni Moya

XIX CONGRESO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MEDICINA ANTIENVEJECIMIENTO Y LONGEVIDAD

 

 

Experiencia

  • Biomédico Inmunólogo – UMC – São Paulo
  • Máster – Inmunología de Trasplantes – U.Coimbra
  • Máster – Medicina Antienvejecimiento – U. Sevilla
  • Máster – Nutrición Avanzada – U. Barcelona
  • Doctorado – Biomedicina / Inmunología – Instituto Gulbenkian de Ciências / U. Coimbra
  • Coordinador Pedagógico – Postgrado en Medicina Ortomolecular y Nutrición Funcional – CESPU Portugal
  • Director – Master y PhD – Universidad Internacional de Ciencias Bio-Regenerativas (IUBRS) – EE. UU.
  • Biomédico y Investigador – European Wellness Academy (EWA) / Stellar Biomolecular Research (SBI)
  • CEO – Regenera Biomedicina Regenerativa – Portugal

Terapia Celular Mitocondrial en la Práctica Antienvejecimiento

Las mitocondrias son orgánulos dinámicos cuyo número, forma y composición de proteínas varía en diferentes estados metabólicos y de diferenciación y están involucrados en una plétora de procesos vitales en la célula. Se han logrado enormes avances científicos en la comprensión de los mecanismos del envejecimiento y la senescencia celular en las últimas décadas, lo que permite a los investigadores vincular la longevidad y la salud humanas con la función mitocondrial. Se ha demostrado que la degeneración mitocondrial es la causa principal del deterioro relacionado con la edad y los informes científicos concluyeron que los tejidos de un hombre de 70 años contenían un 95% de mitocondrias dañadas en comparación con casi ningún daño en el de un niño de 5 años. Miles de artículos científicos relacionan las mitocondrias defectuosas con enfermedades prácticamente degenerativas, como el Alzheimer, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad y el cáncer.

La terapia celular es un tratamiento biomédico regenerativo basado en la combinación de péptidos, aminoácidos, proteínas, factores de crecimiento, factores de transcripción y hormonas derivadas de los tejidos celulares con el objetivo de la modulación bioquímica, metabólica e inmunológica así como la restauración celular. Al ser una fusión de la terapia celular y la medicina mitocondrial, la terapia celular de orgánulos mitocondriales es una gama de péptidos que amplía los horizontes del rejuvenecimiento terapéutico y crea nuevas oportunidades para los profesionales de la estética y el antienvejecimiento. Los péptidos mitocondriales contienen una mezcla inmaculada de péptidos celulares, predominantemente específicos de las mitocondrias, extraídos para garantizar una rápida regeneración celular y la restauración de la función normal.

El objetivo de esta charla es presentar el potencial del uso clínico de los péptidos de células mitocondriales en la práctica anti-envejecimiento y regenerativa.

ESTADO DE ARTE

Las mitocondrias son orgánulos citosólicos que tienen funciones esenciales como un centro metabólico que interconecta varios procesos anabólicos y catabólicos, incluida la producción de trifosfato de adenosina (ATP) a través de la fosforilación oxidativa, el ciclo del ácido tricarboxílico (TCA), la β-oxidación de ácidos grasos, la esteroidogénesis o apoptosis de la síntesis de hemo, biogénesis de grupos de hierro- azufre, homeostasis del calcio y regulación del estado redox celular. El importante papel metabólico de las mitocondrias se refleja en su participación en múltiples vías de señalización en la célula, incluidas la señalización del calcio y la apoptosis. Para cumplir con estas múltiples funciones, las mitocondrias abarcan un gran proteoma de aproximadamente 1000 proteínas.

Una de las características únicas de estos orgánulos es la presencia de un genoma mitocondrial extracromosómico (mtDNA), junto con toda la maquinaria necesaria para replicar y transcribir el mtDNA. Aunque las mitocondrias contienen un genoma autónomo, la gran mayoría de las proteínas mitocondriales están codificadas en el ADN nuclear y traducidas en el citoplasma. Estas proteínas precursoras se importan a las mitocondrias mediante maquinarias especializadas que decodifican señales estructurales en la secuencia de aminoácidos de los precursores para distribuirlas adecuadamente en cuatro compartimentos mitocondriales: membrana externa (OM), espacio intermembrana (IMS), membrana interna (MI) y matriz. .

Las mitocondrias albergan un sistema proteolítico conservado capaz de degradar polipéptidos a aminoácidos y, por lo tanto, se han considerado un destino final para las proteínas. Varias proteasas dependientes de ATP aseguran el control de calidad de las proteínas mitocondriales en diferentes subcompartimentos y regulan la biogénesis del orgánulo. La gran mayoría de los péptidos detectados se originan en proteínas que residen en la membrana interna y el espacio de la matriz y se liberan de las mitocondrias de manera dependiente de ATP.

Los péptidos liberados de las mitocondrias se generan tras la degradación de una gran cantidad de proteínas localizadas en la matriz. Los péptidos liberados, los péptidos individuales o un conjunto de péptidos podrían indicar el estado funcional de las mitocondrias en la célula.

Finalmente, las mitocondrias se han convertido en reguladores críticos de las respuestas inmunes innatas tanto a los patógenos como al estrés celular. Albergan numerosos moduladores, que juegan un papel directo en el ensamblaje de compuestos de detección innatos que desencadenan la respuesta inmune del huésped en condiciones estériles y no estériles. Varias líneas de evidencia indican la existencia de una interacción molecular compleja entre los mecanismos implicados en la inflamación y el metabolismo. La función mitocondrial parece participar en la inmunidad innata en varias etapas tan diversas como la regulación transcripcional de citocinas y quimiocinas inflamatorias y su maduración por inflamasomas.

INTERÉS DE LA TERAPIA MITOCONDRIAL EN MEDICINA ANTIENVEJECIMIENTO

En resumen, la diferencia de función entre las diferentes células del cuerpo no solo depende del número y la forma de los orgánulos celulares, sino, lo que es más importante, de las señales de los péptidos que indican que cada uno de ellos se comunica con los demás orgánulos para formar un equipo y actuar. la función que se supone que debe hacer esta celda. Las mitocondrias reciben señales del núcleo en forma de péptidos y múltiples sustancias químicas que posteriormente son utilizadas y utilizadas por las mitocondrias para modular su actividad para producir energía, regular el ciclo celular, estimular la proliferación y regeneración celular y prevenir la senescencia celular, apoptosis y muerte celular. .

A medida que ocurre el envejecimiento, la fuerza y el volumen de las señales a las mitocondrias disminuyen. Las mitocondrias lo toman como una orden para dejar de funcionar y enviar señales de regreso al núcleo para detener la proliferación celular e iniciar la apoptosis y la muerte celular.

El uso de péptidos de Terapia Celular Mitocondrial en la práctica regenerativa y anti- envejecimiento son las principales indicaciones:

• Reparación de la viabilidad celular: capacidad para recuperar el metabolismo óptimo de las células
• Revitalización de la función orgánica
• Desintoxicación
• Modulación inflamatoria
• Equilibrio hormonal

En conclusión, la terapia celular mitocondrial ofrece una herramienta importante en la práctica clínica antienvejecimiento y es un enfoque clave en el fortalecimiento de la renovación de las señales recibidas por las mitocondrias y su potencial regenerativo en el rejuvenecimiento celular y tisular.

 

EnglishPortugueseSpanish

Pin It on Pinterest

Share This
WhatsApp Consúltanos por WhatsApp